La historia de Marc

Hola a tod@s!!!

Hoy os traigo un relato que seguro que os va a encantar. Es la historia de una buena amiga, que conocí a través de la Asociación de Prematuros que hemos creado en el Hospital Josep Trueta de Girona (APREMGIR) pero en cambio ella junto a otras compañeras la crearon en la Vall d’Hebron de Barcelona.

Al igual que yo, son mamás que han pasado por una experiencia muy fuerte, y porque no decirlo también traumática, en muchos casos. Se han visto tan vinculadas a todo este mundo que dan todo su apoyo y ayuda a todas las nuevas familias que se ven inmersas en esta nueva realidad.

Todo empezó el 7 del 7 del 2010, mis padres vinieron ese día (viven en Madrid) a pintar la habitación y empezar a preparar las cosas del peque (mi marido por trabajo estaba fuera). Ese día salimos por la tarde a pasear, y yo no me encontraba muy bien así que nos volvimos a casa. Esa misma noche al ver que seguía teniendo dolores decidí ir al hospital (Quiron) a que vieran que pasaba. Allí me dijeron que estaba de parto y que al ser de 26 semanas me fuera a un hospital público, cosa a la que me negué, si no me querían allí por lo menos que me trasladen en ambulancia, y al final fue así, mientras esperaba ya me pusieron la primera dosis de corticoides.
Llegue al Vall d’Hebron con contracciones y dilatada, consiguieron frenar un poco el parto, lo justo para que llegase mi marido, hacer una amniocentesis, poner otra dosis de corticoides y los resultados de la amnio, tenía una infección, así que el parto era inminente. Hacía 48h estaba pensando en pintar su habitación y ahora no sabía si tendría un bebé que la ocupara.
Marc nació por parto natural a las 26 semanas pesando 780gr.
Pude verlo apenas unos segundos antes de que se lo llevaran a su nuevo hogar.
Sobre las 12 de la noche de ese mismo día pude bajar a neonatos a verlo. Era tan pequeñito y tan bonito.
2 días después a mi me dieron el alta y tuvimos que volver a casa sin barriga y sin niño, una de las peores noches que pasamos, aunque a partir de aquí poco pudimos dormir.
Unos días más tardes confirmaron que la medicación no había funcionado y había que operarlo del ductus. No llegaba ni al kilo cuando le operaron del corazón. La operación duro poco más de media hora y salió todo bien. Ahora sólo quedaba el oxígeno.
A los 20 días de vida vieron que sus pulmones no reaccionaban bien y tuvieron que ponerle la “alta frecuencia” que es un tipo de respiración asistida en la cual el bebé tiene que estar completamente sedado. Tras 8 días con este respirador empezó a mejorar y pudieron despertarle.
Tuvo que pasar un mes de vida para que pudiera cogerle y hacer el método canguro. Era una personita tan diminuta que se perdía entre mi piel.  Poco a poco fue ganando peso y respirando cada vez mejor.
Nos dió algún que otro susto pero nada en comparación a lo que ya habíamos pasado.
Empezamos a vestirle y pasó a ser el muñeco de las enfermeras, el más grande que había en UCI neonatal.
Estuvo sus primero 3 meses y medio en el hospital, para aprender a hacer cosas que no tenía que hacer, aprendió a respirar, a comer, a hacer caca. Todo lo tuvo que aprender.
Ahora con más de 5 años es un niño muy listo, pero sigue conservando un retraso madurativo de los 3 meses que le faltaban.

Espero que os haya gustado y seguramente emocionado como a mí. Son momentos muy duros que se pasan y, con muchos miedos, que sólo lo sabemos los que pasamos por ello (y eso que yo, gracias a Dios, lo de Paula no fue nada comparado con la historia de Marc).

Muchas veces creo que no sabemos o no queremos exteriorizar todos los miedos por los que pasamos en esos momentos y, sí, tenemos junto a nosotros a nuestra familia, pero creo que en esos momentos ni tan siquiera ellos pueden llegar a saber por lo que pasamos realmente, como padres, y muchas veces es porque somos nosotros mismos los que les engañamos y les decimos que “tranquilos todo va bien…ya está mejor, pronto nos iremos a casa, o pronto nos darán los resultados y verás que todo va bien, etc” al final casi somos nosotros los que somos fuertes y positivos y vamos tirando del carro de todos, sin saber que si “tiras de la cuerda más de lo posible, se puede acabar por romper”.

Gracias.
Ropaprematuros.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tienda en mantenimiento, disculpen las molestias. Para cualquier información o compra envíen un correo a info@ropaprematuros.com Gracias. Descartar